La Cuaresma y las Hermandades

cuaresma-hermandades


De un tiempo para acá  estamos observando grandes movimientos en torno al mundo cofrade, y en muchas Hermandades las nóminas de hermanos y hermanas están en alza, y no quiero pensar que todo sea porque eso de pertenecer a una hermandad viste mucho socialmente. Posiblemente para muchos las hermandades es un magnífico decoro en sus "pasos", o una magnífica banda de tambores y trompetas. Tener este tipo de conciencia es poseer en sus vitrinas a un dios falso. Frente a este panorama, nos debemos preguntar serenamente, pero a la vez con sinceridad, entonces, ¿cuál es el papel de las hermandades en este período cuaresmal?.

Mi respuesta personal es que las hermandades deben ser conscientes (y sé que la mayoría sí los son) de que la cuaresma es, al margen de las preparaciones cofradieras, tiempo de generosidad, un no vivir para sí, desechando nuestros orgullos, pasiones y egoísmos, con una capacidad de acogida y escucha sin límites.Debemos liberar nuestro corazón de hermano cofrade los apegos superfluos y de materialidades; no debe existir un hermano que no sea un buen samaritano, lo mismo que no debe existir una hermandad que no sea samaritana. No todo debe quedar en tertulias cofradieras,homenajes,traslados,conciertos,pregones,quinarios,olor a incienso, sino que debemos tener en cuenta que las prácticas cuaresmales nos deben ayudar a descubrir lo que verdaderamente  amamos,a nuestro prójimo, de ahí que cuando damos limosnas, reconozcamos que el pobre vale más que el dinero y los demás lujos. Me quedo con la duda y me pregunto, ¿saben las hermandades el verdadero sentido de la cuaresma?.¿Sabemos,en definitiva, lo que es una Hermandad?..¿Cómo andamos de acción social hacia los demás?...

Por Alberto Álvarez Pérez, Diácono. 

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter
Arriba