EL MUNDO DE LOS JÓVENES

Tengo la impresión de que vivimos inmersos en un bombardeo mediático que está calando profundamente en los jóvenes, poco a poco, de modo inteligente y constante. Este bombardero es tan sutil que muchas veces ni nosotros mismos podemos advertirlo, encendemos el televisor o miramos el móvil buscando el wappsat y, sin darnos cuenta, recibimos cientos de  mensajes cargados de relativismos y de hedonismos. Está claro que la mayor parte de los jóvenes de  hoy son muy buenas personas, maravillosas, ellos quieren ayudar a los demás, se conmueven  y actúan ante el drama ajeno, se preocupan por su entorno; desean hacer el bien, pero mayormente lo buscan en lugares pocos idóneos, porque este bombardeo está logrando lo que pretenden, eliminar a Dios de sus vidas, el sentido espiritual. Por eso pienso que siempre hay tiempo para reducir esta situación y para ello seria necesario que digamos lo que les tenemos que decir, sobre sobre todo partiendo desde la misma familia; lograr que nos escuche no es fácil, por eso tenemos que mostrar todo el esfuerzo posible para que los jóvenes sepan descubrir la verdad auténtica de la vida y encuentren la felicidad que tanto buscan.

 

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter
Arriba