Tocando la carne de Cristo

carnecristo
Nuestra felicitación al proyecto "Lázaro" de la Parroquia de San Sebastián en su primer aniversario.

Levántate y Anda, es un proyecto de Cáritas Parroquial de San Vicente Mártir que lleva más de 10 años atendiendo cada día a las personas sin hogar en el entorno de esa Parroquia, en el corazón del Casco Histórico de Sevilla. En un anticipo de lo que el Papa Francisco dijo años después – "...salir de nosotros mismos, ir al encuentro de los otros, ir a la periferia, ser los primeros en movernos hacia nuestros hermanos..."- un grupo reducido de voluntarios, se planteó en otoño del año 2003 la necesidad de salir a buscar a los hermanos más pobres, los preferidos de Dios, los que no se acercaban a la Parroquia y a Cáritas. En el convencimiento de que los cristianos no podemos ni debemos quedarnos recluidos en las iglesias, ni en los despachos de Cáritas, salieron al encuentro del prójimo y se enfrentaron a sus propios miedos, dudas y prejuicios. Los mismos prejuicios que gran parte de la sociedad y de los propios cristianos seguimos teniendo: "están en la calle porque quieren", "hay sitios donde podrían dormir", "son una molestia"....Detrás de cada una de las personas a la que vemos acurrucada en un rincón de una calle o en un portal, hay una persona, con los mismos temores, ilusiones, esperanzas y sentimientos que cualquiera de nosotros, que en un momento de su vida se quebraron y se ocultaron bajo capas de cartones y problemas, tantas que nos puede costar distinguirlos. Salir a su encuentro cada noche y acompañarlos cada día, como también nos dice el Papa, es "tocar la carne de Cristo".

Después de 10 años trabajando con las personas sin hogar, el Proyecto Levántate y Anda, ha resuelto algunas situaciones personales y ha reintegrado a nuestras estructuras sociales a muchas de estas personas. Pero, si de algo estamos contentos, es de intentar devolverles la dignidad cada noche: la dignidad de un saludo, de una conversación, de una sonrisa, de un abrazo, de escucharles atentamente. Tratarlos como a un hermano, como a un idéntico hermano nuestro e hijo de Dios, está al alcance de todos nosotros, no solo de los voluntarios de Caritas.  

Cuando se nos ofreció, hace un año, la posibilidad de acompañar en sus comienzos a los voluntarios del Proyecto Lázaro, en la Parroquia de San Sebastián, lo hicimos con gran alegría y con la ilusión de ver que otros hermanos nuestros decidían  trabajar en la construcción del Reino de Dios en la misma parcela que nosotros. Nuestros voluntarios más veteranos se reconocieron en sus dudas y miedos iniciales; también en su ilusión y esperanza. Y nos reconocemos hoy en su alegría por cumplir un año de rutas nocturnas y trabajo por las personas sin hogar.

Desde Caritas de San Vicente Mártir, damos gracias a Dios y pedimos que el proyecto Lázaro cumpla muchos años más trabajando en lo medular del amor cristiano, viendo a Cristo vivo en cada uno de nuestros hermanos más pobres.  Porque sólo eso es lo esencial, como nos dijo San Juan de la Cruz: a la tarde te examinarán en el amor. 

José María Rincón Calderón

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

facebook twitter

El Newsletter de la Parroquia de San Vicente le informa por e-mail de las novedades de la Parroquia.

Arriba