Nuestros Hermanos Difuntos

hermanos-difuntos
Durante el mes de noviembre pensamos en nuestros hermanos difuntos más que en otras épocas del año. ¿Será por el día 2, en los que los conmemoramos? ¿Será por esta nostalgia otoñal? Lo importante es que no los olvidamos, que están presentes en nuestro recuerdo y, sobre todo, deben estar presentes en nuestra oración y en la Santa Misa. ¡Qué bello gesto de caridad es ofrecer misas en sufragio de sus almas! ¡No dejemos nunca esta tradición que, en realidad, es un deber de amor cristiano! Pues al aplicar la misa en sufragio de las almas de nuestros hermanos difuntos estamos presentando sus almas ante Jesucristo Redentor, para que les dé entrada en su paraíso, en el banquete de las bodas eternas.

¿Y nosotros pensamos en nuestro futuro más allá de esta vida?  No nos dé temor pensar en el Cielo, porque allí nos espera el Señor Dios, con toda su belleza, verdad, ternura y amor plenos. Nos espera todo esto. Quienes nos precedieron y están miertos en el Señor nos aguardan allí. Pero no nos salvaremos por nuestras obras, sino que es Cristo quien nos salva. En el Cielo sólo podremos entrar gracias a la sangre del Cordero degollado, de Jesucristo Crucificado. Es la sangre de Cristo la que nos justificó, la que nos abrió las puertas de ese Cielo que anhelamos. En la sangre de Cristo, por el bautismo, hemos sido lavados. ¿Somos conscientes del altísimo precio que Cristo pagó para que tuviéramos vida eterna?

Mes de noviembre, mes de los difuntos, pero mes de la Esperanza. Ver a Dios en el Cielo, ser semejantes a Dios: ese es el objeto de nuestra esperanza. Los primeros cristianos pintaban la esperanza con un ancla, como si la vida fuese el ancla lanzada a la orilla del Cuelo y todos nosotros en camino hacia esa orilla, agarrados a la cuerda del ancla. La Iglesia también ve en ese ancla la imagen de la Virgen María. Ella es nuestra Esperanza, porque de ella nace Jesucristo. Tengamos el corazón anclado en Cristo por María, y sin duda llegaremos al Cielo.

Marcelino Manzano Vilches, pbro.

Párroco.

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

facebook twitter

El Newsletter de la Parroquia de San Vicente le informa por e-mail de las novedades de la Parroquia.

Arriba